ELEMENTO – BOGOTÁ

ELEMENTO – BOGOTÁ

Elemento es un proyecto redefinidor de la sostenibilidad en el país, es un verdadero complejo de 4 torres con un paisajismo descrestante, siendo este edificio conceptualizado como el estado de arte de la sostenibilidad involucrando todas las tecnologías disponibles en el momento para reducir el uso de los recursos naturales. Es un proyecto monumental por su tamaño y por lo tanto el efecto positivo que puede llegar a tener. 

Construcción: Prabyc Ingenieros

Bioclimático: Marcela de la Roche.

Consultoría LEED: Green Factory

Arquitecto Diseñador: Bernal Arquitectos

Nivel de Certificación: PLATINUM

sos1

Certificación LEED

La visión inicial del proyecto fue generar un proyecto concebido completamente bajo el concepto de sostenibilidad ambiental que tuviera por lo tanto un bajo en el uso de los recursos naturales, que sobrepasara los estándares existentes en Colombia y la región.

Inspirados en la condición inicial del lote y el estudio de la historia hidrológica y biológica de la zona, se propuso un parque urbano que permite generar un pulmón verde para la ciudad compuesto por especies nativas del lugar que buscan restituir  esos humedales naturales compuestos por especies de arboles y pastos nativos que fomentan de esta manera la biodiversidad local y migratoria. A raíz de esto se propuso que las zonas tuvieran propiedades hidrológicas tales como las que tiene un humedal, esta modalidad anfibia permite que cuando existen aguas lluvias en suficiente cantidad se forman espejos de agua que permiten ralentizar la escorrentía, los cuales van soltando de forma paulatina esta agua recolectada especialmente al colector de aguas lluvias planteado para recuperar todas las aguas lluvias que caigan sobre la plataforma para ser tratadas y reutilizadas a interior del proyecto en usos no potables como instalaciones sanitarias de descarga. Este será un espacio para el uso de las personas, aves y demás especies que habitan el sector. Ademas de lo previamente relacionado se implementó un novedoso sistema de tratamiento de aguas grises mediante el uso de humedales artificiales subsuperficiales ubicados en áreas estratégicas del parque, los cuales realizan el tratamiento por medio de la gravedad y las propiedades de las plantas especialmente seleccionadas para hacerse cargo de los organofosforados haciéndolos parte esencial de su crecimiento, de modo que el agua pueda ser reutilizada en los usos no potables del edificio al igual que las aguas lluvias previamente descritas. El proyecto cuenta además con un espejo de agua que cumple no sólo una función estética, sino que es a su vez el tanque de agua contra-incendio. Los servicios sanitarios tienen aparatos sanitarios y griferías de bajo consumo.

Estrategias de Sostenibilidad sobresalientes

Reducción consumo de GEI por medio del incentivo transporte alternativo

Mas de 8,000 m2 de areas verdes nativas con zonas inundables compensando las condiciones ecológicos anteriores

Ahorro de consumo de agua potables de más de un 60%. Tratamiento aguas grises por medio de humedales artificiales.

Ahorro energetico con mas de 40%. 70 Kwp de Paneles solares

Gestion de los residuos generados en obra.Fachada de alto rendimiento

Calidad interior por medio de la ventilación e iluminación natural

 

El proyecto cuenta con un diseño bioclimático en búsqueda de garantizar suficiente control térmico para cumplir los estándares internacionales de calidad ambiental interior, éste esta compuesto por un sistema de ventilación natural cruzada en los espacios interiores y las oficinas. Para responder a las fluctuaciones de temperatura de Bogotá, este sistema es operable desde el interior de los espacios garantizando así el confort de los usuarios. Las pieles de cerramiento de fachada protegen de la radiación solar directa mediante un tamiz de acero y el uso de vidrios de baja transmisión térmica. Esta piel compuesta permite proteger las torres del sol poniente, pero no obstruyen las visuales de las oficinas. Además, no generan reflejos agresivos hacia los edificios y avenidas circundantes. Este estudio determinó la forma en que el edificio no usa medios de ventilación, exceptuando algunos espacios específicos, resultando en un uso bastante reducido del consumo energético que aunado al diseño de iluminación eficiente concluyó en una reducción del consumo energético bastante importante, se calculan ahorros anuales de aproximadamente $2,500,000,000.

 En la cubierta del edificio se instaló un área de 550 mt2 de paneles fotovoltaicos que suministran la energía para iluminar los 67.000 mt2 de sótanos, área que no cuenta con luz natural y está en funcionamiento durante todo el día. Las áreas comunes y exteriores se iluminan con dispositivos de bajo consumo.

 Acústicamente el edificio está aislado de su entorno mediante el uso de vidrios laminados y trampas acústicas que permiten la ventilación, pero controlan la contaminación auditiva del sector, especialmente la del aeropuerto cercano.

En cuanto a manejo de residuos y basuras, el proyecto cuenta con un sistema que consiste en dos grandes áreas de acopio diario y una zona centralizada de basuras y selección que garantiza que los residuos manejados y reciclados desde las oficinas, puedan ser entregados a las empresas de aseo.

Proceso de Consultoría

El reto consistió en lograr que en un proyecto de más de 160.000 mt2, todas las oficinas tuvieran ventilación e iluminación natural adecuada y que aprovecharan las visuales, lo cual se logró fraccionando el prisma triangular en 4 torres independientes divididas por 3 dilataciones que las conectan entre sí por medio de puentes y escaleras de evacuación. Adicionalmente sobre la fachada principal se giró una de las fachadas de la dilatación para generar aceleración en la ventilación y permitir mayor acceso de luz natural y visuales.

 El edificio fue concebido como un sistema versátil y funcional que puede transformarse y acomodarse a las necesidades cambiantes de las oficinas corporativas, siempre pensando en el bienestar sus ocupantes y visitantes. Para cumplir con este requerimiento, se planteó una estructura en pórticos en concreto con amplias luces entre columnas que permite plantas libres.

Se buscaba una imagen sobria, pero de vanguardia que generara un gran impacto urbano. Debido a la gran dimensión de sus fachadas principales, de más de 160 mt lineales, se aprovechó la división del proyecto en 4 torres para generar un ritmo vertical que rompiera con la monotonía y permitiera visualizar el proyecto como la suma de varias piezas. Esta verticalidad se acentúa con el uso de las mallas de acero en franjas que protegen a las torres de la radiación solar directa.

 La escala monumental y morfología del proyecto se aprovechó para generar una relación visual cambiante con el transeúnte. Desde la llegada del aeropuerto por el costado occidental se ve una impresionante arista limpia de 65 mt de altura que contendrá la iluminación urbana del conjunto. Una vez frente al edificio, se ve una imponente fachada sobresaliendo de un parque urbano. Esta relación de escalas con el parque disminuye el impacto del proyecto con su entorno y lo vuelve más amigable.

 El manejo de los prismas en vidrio gris, las mallas en acero templadas mediante grandes estructuras metálicas y la gran plataforma generan una percepción en la escala del proyecto que se va modificando a medida que se van descubriendo las texturas de cada uno de los materiales utilizados.

 El edificio plantea una imagen tecnológica y vanguardista donde se resaltan los elementos estructurales, las pieles y su propuesta urbana. La piel está compuesta por grandes planos vidriados que se sobreponen a la estructura y mallas en acero tensadas cada 4 pisos dilatadas entre si y que dejan expuestas una arista de cada torre. La plataforma se manejó como una gran pieza de mármol horadada de colores tierra y gran textura que evidencia la transición entre el parque urbano y las torres high tech. El gran volumen de mármol se integra con elementos naturales como paneles de madera y textil y elementos metálicos como un puente metálico que conecta todo el proyecto a nivel de segundo piso, y volúmenes tipo contenedor que contienen los cafés y módulos de comida. Los materiales utilizados garantizan su estabilidad en el tiempo y se complementan con los acabados interiores que caracterizan algunos de los espacios comunes.

Compartir
Facebook
Twitter
Instagram