Blog

octubre 16, 2020

Green Factory cumple 10 años!!

Por: Diego Felipe Prada

Así es, mi proyecto de vida cumple ya 10 años y no se específicamente como puede haber pasado tanto tiempo, pero lo que si es claro es que si es un sueño pensar en haber conseguido llevar esta empresa y su misión a cumplir ya semejante aniversario. Pero la verdad es que esto es solo un reflejo de todo el trabajo y cariño que le hemos puesto a este proyecto, especialmente gracias a cada persona que ha trabajado por el bien de esta empresa, cada cual con su aporte y esfuerzo ha sido participe de cada uno de los logros conseguidos, a su nombre se encuentran millones de Kwh ahorrados, Lt de agua potable, Toneladas de CO2 que no se han emitido a la atmósfera y en fin, un sinnúmero de vidas cambiadas. Todo esto lo hemos hecho con la firme meta de crear un mejor planeta por medio de una empresa rentable, utilizando el mercado para mejorar nuestra relación con el Medio Ambiente, para salvar a nuestros bosques, a nuestros animales y claro, a nuestros compañeros humanos. 

Esta ha sido la misión de mi vida desde que era un niño, extrañamente este aniversario me llevó a acordarme de esto, como siempre fui aficionado a todos los animales, a ver el capitán Planeta y Paz Verde en TV (los ochenteros y noventeros me entenderán) pero con este tema me acuerdo muy bien haber visitado la planta de tratamiento de Tibitóc con el colegio, cerca de los 8 o 9 años, y pensar que era increíble que los edificios no tuvieran un sistema propio que les permitiera hacer un ciclo cerrado de agua utilizando un sistema parecido al que estaba en esta planta, con filtros de tratamiento y demás, lo mas paradójico es que mas 20 años después sigue siendo utópico pensar que todos los edificios tengan esto, eso puede explicar mi alegría con un nuevo proyecto en el que estamos generando mas agua de la que puede consumir el edificio, poco a poco pero hemos hecho cambios importantes. 

La empresa fue creada cuando después de mi graduación como Biólogo decidí seguir trabajando en ciencia hasta que me di cuenta que quería hacer algo que tuviera un mayor aporte a la conservación y sostenibilidad del planeta, pues es muy importante aportar al conocimiento pero ese link entre este y su aplicación sigue siendo muy lejano. De modo que arranqué con la idea de usar las herramientas que tuviera a mi lado y se me dio la oportunidad de comenzar con la construcción sostenible, gracias a mi Papá quien vio la necesidad de empezar a construir de una forma mas eficiente y responsable. Ahí nació Green Factory, cuando me vi con suficiente trabajo llamé a dos amigos biólogos, Laura Rubio y Luis Miguel Diazgranados, con quienes arrancamos a meternos en este cuento sin realmente saber muy bien de que se trataba, para hacerse una idea la primera certificación de un edificio de cerca de 10,000 m2 la cobramos a $10,000,000, sin ni siquiera saber que en este trabajo nos íbamos a demorar un par de años, afortunadamente se nos permitió ajustar este contrato.

Esto nos llevó a aprender absolutamente todo lo que pudiéramos de construcción en poco tiempo, a crear todo tipo de protocolos, a aprender sobre LEED y acreditarnos, en un momento en el que no habían ni siquiera edificios certificados en el país. Alguna vez alguien nos preguntó si no teníamos profesionales serios en la empresa porque 3 biólogos al parecer no tenían cómo llevar un proceso de estos. Con el tiempo Laura se fue a hacer una maestría, como el 90% de las personas que han pasado por GF.

Entró a trabajar nuestro primer arquitecto, Sebastián Vergara y otra amiga bióloga Natalia Rodriguez con ellos logramos nuestras primeras certificaciones y Luis Miguel pasó a ser un Gerente Técnico con quien logramos descifrar como certificar nuestros primeros proyectos. En ese momento creamos el departamento de diseño con Luis David Crump.

Nuestra primera certificación fue Panoramic y esta fue nuestra celebración.

El paisaje fue cambiando y contamos con Camilo Sanin, mientras estudiaba arquitectura sacaba planos como si hubiéramos contratado una maquina de documentación.  Con el tiempo fueron entrando amigos de la casa, Sergio Quintero, quien reemplazó a Luis Miguel cuando se fue a su maestría y la importantísima Natalia Otálora, directora de bioclimática, y la persona que mas tiempo ha trabajado en la empresa y con quien contamos hasta el día de hoy afortunadamente, especialmente por el jardín de plantas que tenemos en la oficina y por los cantos que hace cuando su cerebro entra en huelga, como ella muy bien lo describe. Tuvimos a Cata Cifuentes, Cata Peña y Cata Valencia, 3 Catas que le pusieron la frente a cada cosa que fuimos necesitando con el tiempo, desde la parte técnica o incluso comercial, para ayudar a frenar la creciente competencia. David Sierra, importado de la misma Italia, Daniel Bernal, el músico de la empresa y Santiago Zárate, ahora director de modelaciones enérgeticas. De todos ellos no hablo más para no aburrir al lector, pero a cada uno les mando su respectivo agradecimiento y abrazo por acompañarnos en lograr una empresa para el futuro, una empresa reconocida como una de las mejores PARA el mundo, durante mas de 4 años seguidos, lo que nos enorgullece y motiva para seguir trabajando por ese mismo mejor planeta, algo que seguiremos haciendo con la misma fuerza y entrega pues este mundo se lo merece. Larga vida a Green Factory y que se cumplan muchas décadas más!

 

 

 

Uncategorized
Sobre Diego Prada

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Text Widget
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Vivamus quis neque vel quam fringilla feugiat. Suspendisse potenti. Proin eget ex nibh. Nullam convallis tristique pellentesque.
WhatsApp chat Escríbenos